Bendito cafelito

Mi testimonio en sentir aceptación y gratitud.

¿Como es posible que un descafeinado de maquina sin lactosa en taza me despierte tanto ánimo, ilusión, gratitud y amor hacia mi vida?
¿Es el efecto del café?
¿O de la cafetería luminosa?
¿O de la plaza del pueblo de Umbrete?
¿O del ambiente ruidoso de la cafetería?
¿O de los “mi alma”, “aquí tienes tu cafelito guapa!” y otros comentarios andaluces que llegan a mis oídos?
¿O del conjunto de todos estos detalles? ….

O tal vez, será solo un efecto ilusorio de mi mente que tiene asociado este momento de oler a café y a tostadas nada más pasar la puerta de la cafetería y de sentarme a tomar un café a la sensación de libertad, sosiego, sonrisa interior, potencial ilimitado y grandeza interior.
O tal vez será porque me estoy dando este regalo de estar aquí sola, en paz, coherente con mi decisión, de estar disfrutando de mi misma, de pararme en medio del resto del mundo, que el sigue acelerado.

 

Ahora, independientemente del porqué de mi estado de ánimo, quiero plasmar en el papel esta sensación de felicidad. Y, por supuesto que será otra ilusión de pensar que si escribo, guardaré y grabaré en mi mente y en mi cuerpo con mayor fuerza esta sensación. Lógica motivada por el miedo a perder esta sensación… Entonces, tal vez, el foco no es tanto en grabar la sensación como en saber alimentarla, despertarla de nuevo y cada vez que yo decide. Cierto…. Hmmm, aún así, me quedo con mi primera idea: escribir. Quiero responder a mi necesidad de escribir y dejarme llevar por mi hilo creativo. Otro día, me centraré en definir como alimentar esta sensación de gratitud. Como suelo decir a mi querido hijo: “cada cosa en su momento.”

 

Ahí voy.

¿Que siento? Siento el corazón latir con fuerza, con seguridad, con intensidad. Siento calor en mi corazón. Siento que todo es perfecto en mi y en mi alrededor. Es perfecto las voces fuertes de la cafetería, las arrugas de los rostros de los clientes, la luz que pasa por las ventanas, el policía municipal que toma su desayuno con su mujer y las amigas de su mujer, el frio de la calle, el mensaje que me llega con sincronicidad por WhatsApp, la tienda de ropa que descubro en mi vuelta a casa, mi casa, mi desorden, mi gata, mi lista de tareas que llevar a cabo….
Todo lo que veo fuera esta perfecto. Todo lo que veo fuera esta aceptado por mis filtros mentales. Y todo lo que está dentro de mí también está perfecto. Lo que siento dentro de mi esta validado por mis filtros mentales como perfecto y aceptable. Me siento satisfecha, feliz de la vida que llevo, de mis retos superados y de los que superare, orgullosa de decisiones que he tomado, orgullosa de ser madre, mujer y emprendedora, agradecida de estar rodeada de todas las personas que me rodean.
Me siento bien.
Me siento en mi lugar.
Me siento viva.
Me siento.

Claro que podría pararme a analizar cada aspecto de mi vida y encontrarle muchos detalles que mejorar. Mi vida es imperfecta. Si lo es, y así de imperfecta la acepto. Me gusta la imperfección. Porque la imperfección significa que hay contrastes y diferencias. Y me encantan los contrastes. Sin contrastes, no podría sentir con tanta intensidad. No podría vivir con tanta intensidad. Si no sentiría a veces tristeza, no podría sentir felicidad en otros momentos.
Además, no creo que el camino de la felicidad es el camino de querer siempre mejorar su vida. Aunque me encanta aprender y superarme, el camino de mi felicidad es el camino de la aceptación. Y, hoy he elegido conectar mi mente a las frecuencias de la aceptación. De estar contenta, agradecida, conmovida, sonriente por dentro por ser quien soy y vivir la vida que llevo.
Hoy resuena en mi cuerpo y en mi mente la afirmación sencilla y profunda de la escritora y terapeuta Louise L. Hay: “Todo está bien en mi mundo.”

 

 

 

 

 

About The Author

Carole Vecten
Me dedico al Life Coaching y al Coaching Ejecutivo en Empresas. Soy también facilitadora de “Sana tu vida”©, en los talleres de autoayuda y reconciliación emocional basado en la filosofía de Louise L Hay. Organizo y dirijo también talleres de Coaching Grupal. “Como gestionar tus enfados”, “Aumenta tu autoestima”, “Piensa positivo”, “Pautas de comunicación no violenta” son ejemplos de algunas temáticas de mis talleres.

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.